Península Valdés, entre las bahías más bellas del mundo

Península Valdés, entre las bahías más bellas del mundo

Bahía Nueva, que incluye a la Península, la playa de El Doradillo y Puerto Madryn, se suma al "Club de las Bahías Más Bellas del Mundo", integrada por destinos turísticos de 25 países.

Bahía Nueva, un sitio que incluye a Península Valdés, la playa de El Doradillo y la costa de Puerto Madryn, en la provincia de Chubut, se sumará este año al "Club de las Bahías Más Bellas del Mundo", integrada por un selecto grupo de destinos turísticos de 25 países de los cinco continentes.
El lugar se unirá así a esta ONG de origen francés, que existe desde 1997 y que ya cuenta entre sus miembros a destinos como Samaná y Rincón, en República DominicanaCartagena de Indias, en Colombia; Setúbal, en Portugal; Santander, y Rosas, en España; Girolata, en Córcega, Francia; Puerto Galera, en Filipinas; Les Saintes, en las Antillas Francesas; Mindelo, en Cabo Verde; Praia do Rosa, en Brasil; y Puerto Vallarta, en México, entre muchos otros.
Península Valdés, entre las bahías más bellas del mundo
Puerto Madryn, a orillas del Golfo Nuevo.
El hecho es producto de gestiones realizadas por el Ministro de Turismo de Chubut, Herman Müller, y la Cámara Argentina de Turismo (CAT) en la Feria Internacional de Turismo (FITUR), que se realizó en Madrid. Allí, la presidenta del Club de las Bahías Más Bellas del Mundo, la portuguesa Maria das Dores Meira, entregó a Müller la distinción que establece la incorporación del Golfo Nuevo de Península Valdés al exclusivo grupo.
Patrimonio de la Humanidad
El convenio de incorporación se firmará en septiembre, en la reunión anual de la organización. “Esta membresía robustece el destino Península Valdés y nos permite contar con mayor peso a la hora de venderlo, conseguir financiación internacional para infraestructura y servicios, y ser convocados a ferias internacionales de renombre”, señaló Müller.
Península Valdés, entre las bahías más bellas del mundo
Kayak en las tranquilas aguas del golfo.
Además de sus impactantes paisajes naturales, Península Valdés es un reservorio de vida silvestre único en el mundo, ya que pocos sitios ofrecen la posibilidad de observar en su ámbito natural tanta cantidad de animales.
Península Valdés, entre las bahías más bellas del mundo
Las ballenas llegan cada invierno al golfo para reproducirse.
Internándose en el océano Atlántico, a 60 kilómetros de Puerto Madryn, en Península Valdés se pueden avistar las gigantescas ballenas francas australes, además de orcas, lobos y elefantes marinos, pingüinos, gran cantidad de aves -gaviotas cocineras grises o australes, skúas, patos vapor, cormoranes, palomas antárticas, petreles gigantes- y numerosas especies terrestres, como guanacos, choiques y zorros, entre otras. La Península es una reserva natural de 360 mil hectáreas declarada "Patrimonio Natural de la Humanidad" por la Unesco.
Península Valdés, entre las bahías más bellas del mundo
El calendario de fauna, con distintas especies según la época.
Otro clásico sitio de avistaje de ballenas es la playa de El Doradillo, ubicada unos 15 km al norte de Madryn, y la vecina La Cantera, en las que estos gigantes del mar nadan a escasos metros de la costa y pueden ser observadas en detalle a simple vista.
Península Valdés, entre las bahías más bellas del mundo
Mapa de fauna de la Península.
Pero el calendario de fauna del lugar tilda todos los casilleros, y en esta época los grandes protagonistas son los centenares de miles de pingüinos de la Reserva Natural Punta Tombo, donde pasarelas aéreas permiten avanzar por el parque sin molestar a las familias de magallánicos mientras cuidan sus nidos, dan de comer a sus pequeños o los acompañan al mar para sus primeros chapuzones. Otro lugar hermoso para ver pingüinos es la reserva El Pedral, de Punta Ninfas.
Península Valdés, entre las bahías más bellas del mundo
Buceo con lobos marinos, un clásico de Puerto Madryn.
Se espera que la incorporación al selecto grupo sea un paso importante en la recuperación de mercados internacionales y el reposicionamiento en el mundo de grandes destinos de la Argentina, como Península Valdés.


Spotted Lake, el increíble lago multicolor de Canadá

Spotted Lake, el increíble lago multicolor de Canadá

Ubicado en la frontera con Estados Unidos, sus aguas cambian de tono según la época del año.

En el valle fronterizo de Okanagan se encuentra uno de los lagos más sorprendentes del planeta. El lago Kliluk o más conocido como Spotted Lake (lago con manchas) es famoso por su curiosa forma y, especialmente, por los distintos colores que pueden lucir sus aguas.
Actualmente pertenece a una de las pocas reservas indias que quedan en Canadá, que evitaron la construcción de un balneario para los turistas en este lugar.
Mirá también

Una laguna rosa en la península de Yucatán, desde un dron

El lago Kliluk tiene un significado especial para ellos ya que hace cientos de años utilizaban su agua como remedio sanador. Se le atribuyen propiedades terapéuticas y la leyenda cuenta que durante las batallas de tribus rivales, se permitía una tregua para llevar al lago a los heridos para su curación.
Spotted Lake, el increíble lago multicolor de Canadá
Spotted Lake, Canadá (anthropodermic-flickr/La Vanguardia)
El lago, que parece sacado de una película sobre extraterrestres, está formado por 365 pozos, visibles sobre todo cuando se deseca. Lo más curioso de esta maravilla natural son los colores que que se observan, que cambian según la estación en que se visite.
Los cambios cromáticos se deben a los minerales que se encuentran en sus aguas como sulfato de magnesio, calcio, titanio o plata, de ahí que algunos tengan un color amarillo, otro celeste, verdoso o incluso rosado.
Actualmente, el recinto está protegido y no se puede caminar sobre el lago aunque esté completamente seco en verano, o helado en invierno.
Mirá también

Conocé el impactante lago rosa de Australia

De esta forma pretenden resguardarlo de toda acción humana, aunque puede ser visitado -tras una valla- y contemplado por los turistas que se acerquen a ver una de las formaciones naturales más curiosas del mundo
Mar Burgueño / La Vanguardia