Cartas que viajan por correo entre las aulas de Buenos Aires y Tucumán


Un proyecto epistolar que invita a descubrir otra historia y diferentes formas de trabajar el Bicentenario en la escuela
PARA LA NACION
JUEVES 07 DE JULIO DE 2016
El lugar que ocupó la mujer en 200 años de historia, uno de los ejes sobre los que trabajan los chicos de la Escuela N° 24 de Gerli, en Avellaneda
El lugar que ocupó la mujer en 200 años de historia, uno de los ejes sobre los que trabajan los chicos de la Escuela N° 24 de Gerli, en Avellaneda. Foto: Santiago Hafford
210
LA PLATA.- En la escuela primaria N° 24 de Gerli, en Avellaneda, Marcos pregunta por las cartas. La seño, Celina Passarella, le dice que todavía no llegaron. Y así cada mañana. Hasta que, después de más de veinte días de espera llegan y, de puño y letra, con lápiz o lapicera, cada alumno de 5° y 6° grados recibe la correspondencia que viene de la escuela primaria 9 de Julio de San Miguel de Tucumán.
El proyecto empezó porque Silvina Vidal, la directora, y María Fernanda Comojo, la vice, se contactaron a través de las capacitaciones en servicio y las aulas virtuales con un profesor que les facilitó el contacto con el responsable de la escuela de Tucumán. "Volvimos a la vieja usanza, la estampilla, el correo, y mandamos la primera tanda de cartas en mayo -cuenta Comojo-. Nuestro objetivo es que escriban, y así ya tienen un para qué, que es un nombre y un apellido detrás de esa carta." De esta manera, los alumnos de esa escuela del conurbano tienen quiénes les enseñen sobre el Bicentenario, y no sólo serán sus maestras, sino también los mismos chicos de Tucumán.
El próximo contacto epistolar versará sobre "cómo va a ser el acto del 9 de Julio en tu escuela y cómo va a ser el mi escuela". El de acá, de Avellaneda, será así: cortarán la calle, sonarán los instrumentos de la profesora de música, de algunos alumnos y del cocinero tocando folklore. Los más pequeños bailarán. Y adentro, en los salones, habrá un tema distinto sobre los que trabajó cada grado: en uno, por ejemplo, será el rol de la mujer a través de los 200 años; en otro, los medios de comunicación.
En esa escuela, los chicos de primer grado abordan la Independencia a partir de los juegos de antes y los de ahora: con latas y piolines, armaron el teléfono de antes; los de segundo ven las caracterizaciones sociales de antes, como el gaucho, la dama y el esclavo; los de tercero van hacia las formas de gobierno: con cajas arman maquetas de los distintos edificios, como el Cabildo, la Casa de Tucumán, el Congreso y la Casa Rosada, para poder diferenciar qué pasaba en cada lugar. Los de cuarto aprenden sobre las personas que ocupaban ese poder, y en quinto y sexto se ocupan de las mujeres: unos en relación con el trabajo y el rol que cumplían en la sociedad; los otros investigan a las que fueron representativas en aquella época.
Celina, la maestra del turno tarde, usa distintos materiales para enseñar. No se conforma con el cuadernillo que proponen desde el ministerio, en el que se incluye trabajar con la novela histórica Extraña misión, de Ruth Kaufman. Ella también lleva notas de investigación de LA NACION Revista donde se habla de las diez mujeres que hicieron historia y lleva los cuentos de la colección Antiprincesas de la editorial Chirimbote para dar cuenta de la vida de Juana Azurduy. Y pregunta: ¿qué hizo Juana Azurduy? "Luchó por su patria y por sus hijos", responden los chicos.
Con la película El último perro, otra de las maestras les muestra cómo vivían las fortineras en esa época. Y con El grito sagrado, la vida de Mariquita Sánchez de Thompson. En plástica, los alumnos hicieron retratos de las mujeres de la Independencia. "Ayer los terminamos, los pintamos con témpera y se los dimos a la seño. Los vamos a exponer en un mural", cuenta Marcos, de 6° grado, asomándose por la espalda de su compañera.
Para saber a quiénes les estaban mandando las cartas, la seño Karina De Nicoló, de la mañana, los ayudó a ubicar en el mapa la ciudad de San Miguel de Tucumán, se fijaron la distancia que hay hasta allí desde Avellaneda y preguntaron cuántos días se tardaba en llegar. "Hace varios meses que venimos trabajando sobre el Bicentenario. La escuela está de fiesta y los chicos lo viven a diario", finaliza Comojo, la vicedirectora, también entusiasmada.

Otras formas de aprender

En la escuela primaria N° 21 de Pedernales, en 25 de Mayo, el proyecto para festejar el 9 de Julio surgió de la bibliotecaria, Lucrecia Blanco, y es ella la que está movilizando a todos los alumnos de la escuela. Para estos 200 años de la Independencia, los chicos armaron un libro glosario.
En General Villegas, alumnos, docentes, padres y hasta abuelas de la primaria N° 1 están armando 2500 flores de cerámica pintadas de celeste y blanco para mañana, quince minutos antes de la medianoche, hacer una intervención en la fuente de la plaza principal del pueblo.
"Como detectamos que hay varias escuelas en la provincia que no tienen nombre, sólo número, convocamos a los inspectores de algunos distritos para ponerles el nombre Bicentenario de la Independencia", contó Mónica Dillon, directora provincial de Educación Primaria. La idea retoma la iniciativa del Ministerio de Educación de la Nación de cambiar el nombre de una plaza o calle de la localidad donde se encuentra la escuela por "Bicentenario de la Independencia". Y ya hay diez casos de bautismo en Avellaneda, La Matanza, Berazategui, Florencio Varela, Almirante Brown, Ezeiza, Tigre, Merlo y General Rodríguez.

Agenda de hoy

A las 19
Pacho O'Donnell hablará del ciclo independentista 1812-1816 junto a Alberto Lettieri, en Espacio Tucumán, Suipacha 140
A las 19
Material audiovisual y juegos interactivos en la Biblioteca Nacional enseñan escenas de la vida cotidiana y la música de la época. Agüero 2502. Gratis
A las 19.30
Humoristas gráficos argentinos empuñaron el lápiz para decir presente con una muestra de dibujos en la Alianza Francesa, Córdoba 940.

Encuadernados

Entre las novedades que trajo el cumpleaños 200 del país, hay un Cuaderno del Bicentenario para chicos de primaria que el historiador Gabriel Di Meglio escribió en coautoría con María Paula Parolo. Son muchas las propuestas: ¿cómo elegir? Di Meglio sugiere "acudir a textos que dan nuevas perspectivas, más que a aquellos que repiten argumentos ya dichos".
Además de una biblioteca temática con títulos como Tucumán era una fiesta, de María Inés Falconi; Emanuel y Margarita, de Lucía Laragione y Ana María Shua, y Juana, la intrépida capitana, una obra de teatro sobre Juana Azurduy de Adela Bach, Santillana desarrolló el sitio www.bicentenariosantillana.com.
Norma propone "pensar las efemérides en el aula" con la ayuda de una selección de textos publicados en la colección La historia se hace ficción I y II. Y Alfaguara también preparó una colección con novelas de aventuras ambientadas en la época, como Un misterio en Tucumán y Francisca y Katupyrí

Comentarios

Entradas populares