Delfín ... Iara Véliz Monteros

Pinguinos... Iara Véliz Monteros

Eva Duarte de Perón ... Morena Chacana

Evita nació en el año 1919 en un pequeño pueblo de la pampa Argentina llamado Los Toldos, nombre que hace referencia al tipo de vivienda-las tolderías-, que utilizaban los indios que habitaron originariamente la zona. Fue anotada y bautizada bajo el nombre de María Eva Duarte, hija de Juana Ibarguren Núñez y de su pareja Juan Duarte, quien nunca legitimó la relación. Duarte, hacendado y concubino de Juana Ibarguren, muere en 1925 dejando a ésta y a sus cinco pequeños hijos -la menor Evita-en el desamparo más absoluto. No obstante ello, Juana con su máquina de coser, trabajando día y noche y guardando la dignidad, logra mantenerlos y educarlos. Evita comienza a manifestar su vocación artística y viaja a Buenos Aires, la gran ciudad cosmopolita, en donde se instala a partir de 1934. Trabaja asiduamente en la radio e interviene en algunas películas.
Diez años después, a causa del terremoto que asoló la provincia de San Juan, pegada a la cordillera de Los Andes, establece relaciones de noviazgo con el entonces coronel Juan Perón, con quien se casa en diciembre de 1945.Trabajó infatigablemente junto a él hasta su temprana muerte a los 33 años en 1952. Hasta aquí los hechos más o menos puntuales de una biografía lineal para que el lector ubique cronológicamente a Eva Perón. Pero lo digno de destacar es su obra y su acción política y social. Evita representó antes que nada el carácter argentino, heredado seguramente de la visión de su pampa originaria que como el del gaucho es "indómito y soberbio". No se ató a los formales convencionalismos. Dañó los intereses privilegiados y benefició a los más humildes.

Tuvo, como se dice hoy, "una opción preferencial por los pobres" y toda su gestión se dirigió en ese sentido. Pero nunca hizo "clasismo", ni al estilo demócrata cristiano ni al modo marxista. Ella fue simplemente peronista. No anduvo con medias tintas. fue una mujer muy sensible, pero también dura, de gran carácter, que rigoreó a sus enemigos y protegió a sus "grasitas descamisados". Al respecto vale la pena recordar una anécdota: Desde el automóvil que la conduce a una recepción de gala, Evita ve una anciana llorando en la puerta de un Banco. Baja, entra con ella y pregunta: "Señores, ¿Quién de ustedes fue el hijo de puta que le dijo a esta señora `vuelva mañana`?". Estaba convencida que el proyecto político del general Perón, de una "Argentina socialmente justa, económicamente libre y políticamente soberana" era posible y por su instauración luchó hasta el fin. Fue Evita la que con tesón logró que la mujer argentina fuera la primera que votara en nuestra América.

El voto femenino es un logro suyo casi exclusivo. Tuvo lugar en 1947 y fue aplicado por primera vez en la República Argentina en 1951. Ella fue una mujer hecha y derecha, enamorada de su esposo, volcada hacia los más desprotegidos y amante de su Patria. Su temprana muerte a los treinta y tres años, acaecida en pleno cambio de las estructuras sociales de la vieja sociedad conservadora, la transformaron lentamente en un mito fundador de los argentinos, lo mismo que Juana de Arco para los franceses. Incluso, siempre se ha hablado del gran secreto de Evita, y el padre Hernán Benítez, su confesor, ha afirmado muchas veces que "Ella caminaba en el sendero de Dios". Me parece muy importante recordar hoy que hace cincuenta y seia años se producía uno de los hechos en la legislación institucional más importantes del siglo, cual fue el logro, en el Congreso de la Nación, del voto femenino.


 
En el año 1947 y precedido de la formidable acción de María Eva Duarte de Perón, movilizando a las mujeres de la Patria, precedido también de muchas mujeres que lucharon por esta reivindicación en anteriores momentos de la vida de la Nación, fundamentalmente del siglo XX pero que no tuvieron el consenso o la posibilidad de que se convirtieran en ley, todo esto se resumió en un día de 1947, en la institucionalización del voto femenino. Las elecciones siguientes marcaron el nivel más alto de participación de toda la historia de la mujer en las Cámaras de Diputados y Senadores del país. Hubo después una enorme disminución en esta representación de la mujer, de los partidos políticos en el Congreso de la Nación y en las provincias; y es con el reinicio de la democracia donde aparece un envión muy importante de esta reivindicación planteada por las mujeres que encuentran su otro correlato importante en la ley que instituyó el piso del treinta por ciento para acceder a los cargos electivos en todo el país y que marcó una presencia interesante de la mujer en todos los estamentos legislativos de las provincias y de la Nación. Habrá un día en que la mujer pueda archivar esta ley por innecesaria porque será el día en que naturalmente los partidos políticos reflejen en sus nóminas y en sus listas lo que realmente representan las mujeres: la mitad del padrón del país y la fuerza motora más importante en la tarea militante de los partidos politicos y de las organizaciones sociales.

10 DE NOVIEMBRE DE 1834 ... Malena Agostina Pérez

Las costumbres y los modos de organizar la vida
  que se transmite a través del tiempo forman parte   
de las tradiciones de un país. Por ejemplo,
los cuentos que los padres les cuentan a sus hijos y que luego estos les cuenta a sus propios hijos.
El día de la tradición se celebra el 10 de noviembre porque ese día nació, en 1823, el escritor José Hernández. En el libro titulado MARTÍN FIERRO escribió acerca de las costumbres y la vida de un gaucho de nuestro país.

Cuento ... María Emilia Valdez


Un cuento es una narración breve creada por uno o varios autores, basada en hechos reales o ficticios, inspirada o no en anteriores escritos o leyendas, cuya trama es protagonizada por un grupo reducido de personajes, y que tiene un argumento relativamente sencillo y por tanto fácil de entender.1 2 3
El cuento es transmitido en origen tanto por vía oral como escrita; aunque en un principio, lo más común era por tradición oral. Además, puede dar cuenta de hechos reales o fantásticos pero siempre partiendo de la base de ser un acto de ficción, o mezcla de ficción con hechos reales y personajes reales. Suele contener pocos personajes que participan en una sola acción central, y hay quienes opinan que un final impactante es requisito indispensable de este género. Su objetivo es despertar una reacción emocional impactante en el lector. Aunque puede ser escrito en verso (en forma total o en forma parcial), generalmente se da en prosa. Se realiza mediante la intervención de un narrador, y con preponderancia de la narración sobre el monólogo, el diálogo, o la descripción.
El cuento, dice Julio Cortázar, como en el boxeo, gana por knock out, mientras que la novela gana por puntos. El cuento recrea situaciones. La novela recrea mundos y personajes (su psicología y sus caracteres).4 5 6
En resumen, un cuento es una obra de ficción que se desarrolla en cierto universo de seres y acontecimientos. Además, un narrador es quien allí presenta a los personajes, los puntos de vista, los conflictos, y el desenlace.
Clásicamente, un cuento se caracteriza por su corta extensión pues por cierto debe ser más corto que una novela, y además, suele tener una estructura cerrada donde desarrolla una historia, y allí solamente podrá reconocerse un clímax. En la novela, y aun en lo que se llama novela corta, la trama desarrolla conflictos secundarios, lo que generalmente no acontece con el cuento, ya que éste sobre todo debe ser conciso.
Los límites entre un cuento y una novela corta son un tanto difusos. Una novela corta es una narración en prosa de menor extensión que una novela y menor desarrollo de los personajes y la trama, aunque sin la economía de recursos narrativos propia del cuento.
 

Hay dos tipos de cuentos:
  • El cuento popular: Es una narración tradicional breve de hechos imaginarios que se presenta en múltiples versiones, que coinciden en la estructura pero difieren en los detalles, y obviamente, los autores son desconocidos en la mayoría de los casos (aunque puede que se conozca quien lo recopiló). Tiene 3 subtipos: los cuentos de hadas, los cuentos de animales, y los cuentos de costumbres. El mito y la leyenda son también narraciones tradicionales, pero suelen considerarse géneros autónomos (un factor clave para diferenciarlos del cuento popular es que no se presentan como ficciones).11 12
  • El cuento literario: Es el cuento concebido y transmitido mediante la escritura. El autor en este caso suele ser conocido. El texto, fijado por escrito, se presenta generalmente en una sola versión, sin el juego de variantes característico del cuento popular de tradición fundamentalmente oral. Se conserva un corpus importante de cuentos del Antiguo Egipto, que constituyen la primera muestra conocida del género. Una de las primeras manifestaciones de este tipo en lengua castellana es la obra El conde Lucanor, que reúne 51 cuentos de diferentes orígenes, escrito por el infante Don Juan Manuel en el siglo XIV.

Una torta con mamá ... Morena Chacana

Hago una torta con mamá. Es de bizcochuelo de dulce de leche. Compramos harina blancaflor, medio de dulce de leche y 6 de huevos. El bizcochuelo es de vainilla y lo decoramos con dulce de leche.