Oscar 2017 "Un camino a casa": Persevera y triunfarás

Crítica: Buena

Oscar 2017 "Un camino a casa": Persevera y triunfarás

Candidata al Oscar, se basa en un hecho real: un niño indio se pierde, y años después busca a su familia.
Un filme sobre la identidad, la familia, las raíces y los lazos que nos unen, Un camino a casa elude el sentimentalismo hollywoodiano al que era fácil caer. Es que la historia -real- de Saroo, un niño que se perdió en Calcuta, vivió en la calle y en un orfanato estatal daba para acabar con la provisión de Kleenex y el despliegue de pañuelos.
Pero no. Aunque para algunos esto pueda resultar contraproducente –un drama con un menor que sufre siempre da para lagrimear-, el debutante Garth Davis, que viene del cine publicitario, trata de escaparle al golpe bajo, aunque al final se inda.
La película se basa en un best seller, Un largo camino a casa, la autobiografía de Saroo Brierley, quien tomó el apellido de sus padres adoptivos australianos. Como si se tratara de un relato de Dickens, Saroo vivía en la extrema pobreza con su madre soltera y sus hermanos en la India, y cuando tenía cinco años se separó de su hermano Guddu una noche, se quedó dormido en un tren sin pasajeros, que arrancó y lo dejó a 1.500 kilómetros de su hogar.
Fue en los años ’80, y el niño deambuló por las calles de Calcuta, vivió literalmente en la calle, escapó de abusadores y terminó en un asilo estatal. Una pareja de australianos lo adoptó, y así recaló en la isla de Tasmania.
Obviamente su vida cambió, obtuvo un confort que ni se lo imaginaba y, ya universitario, tenaz y a la vez vulnerable, decidió buscar a s familia de origen.

"Rock Dog": Perro que canta, no muerde

Crítica: Buena

"Rock Dog": Perro que canta, no muerde

Ash Brannon, uno de los directores de Toy Story 2, entrega un filme que tiene gags para todas las edades.
Otra de animales parlantes, en la que no hay un solo personaje que camine erguido en sus dos patas (léase humano), como Zootopia y Sing, ven y canta, el encanto de Rock Dog pasa no por la animación, sino por su historia.
Bodi es hijo de un perro pastor de ovejas, un cachorro que reniega de tener que cuidar a otros animalitos, no por maldad ni desdén, sino porque prefiere tocar la guitarra y volverse rockero.
Un buen día desde un avión cae una radio en medio de las montañas, y Bodi se decide. Dejará a su padre, que es estricto y se preocupa por armar un ejército de ovejas disfrazadas de perros, para que los lobos no ataquen a la comunidad, agarra la guitarrita y se toma el ómnibus a la ciudad.
Si bien todo el ambiente entre bucólico y naif del inicio se pierde en el traslado a la urbe, es allí donde se suman los personajes que enriquecerán la trama. Empezando por un gato, estrella del rock, que tiene que editar un nuevo hit y está bloqueado, y se aprovecha de la ingenuidad de Bodi.
Por supuesto que el tiempo y el director Ash Brannon (codirector de Toy Story 2) pondrán las cosas en su lugar. Sin ser un dechado de imaginación, Rock Dog entretiene la casi hora y media que dura, tiene gags para todas las edades, algo de rock y personajes entrañables. Si va, no sentirá que le metieron el perro.

"Rock Dog"
Buena
Animación. EE.UU./China, 2016. 89’, ATP. De: Ash Brannon. Salas: Hoyts Unicenter, Village Caballito, Showcase Belgrano