Vacaciones ... Luciana Nicolle Lazarino

11 LUGARES PARA IRTE DE VACACIONES EN ARGENTINA

Enero y febrero –y por qué no antes también– se vuelven meses caóticos cuando intentamos planificar nuestras merecidas vacaciones. ¿Cuáles van a ser nuestras coordenadas? ¿Playa, montaña o lago? ¿Ciudad o naturaleza? ¿Aventura o descanso?
Hace unos días una amiga me contó que quería viajar por Argentina, pero no tenía idea para dónde ir. Imaginé a muchos con la misma incertidumbre y también con los mismos destinos típicos girando en la cabeza: la costa para los que aman la playa, el norte para los que quieren llevar la mochila. Pero nuestro país es tan rico en variedad, que tiene rincones escondidos dignos de ser recorridos. Esta selección de 11 lugares para irte de vacaciones tiene opciones para todos los gustos y bolsillos.

1. Tierra del Fuego | Ushuaia + Parque Nacional Tierra del Fuego

Ushuaia es la ciudad del fin del mundo. Fue la primera postal que nos dejó la boca abierta cuando pisamos Tierra del Fuego. Sus casitas de colores, sus calles sube y baja, sus montañas, sus senderos, su historia, sus días eternos, sus noches cortas: hay mucho para conocer y ver. Es un destino que algo despierta, tal vez por su magia, encanto y misterio por estar en un extremo tan austral. El bonus track que la acompaña es el Parque Nacional Tierra del Fuego, que está a solo 12 km de la ciudad. Es un destino caro, sí. Pero eso no quita que pueda ser recorrido y disfrutado por todos. Podés:
  • Recorrer la ciudad (esto es una obviedad, pero vale la pena que lo hagas).
  • Ir hasta playa Larga a casi 4 km del centro hacia el este, para tener una vista espectacular del Canal de Beagle (¡no te olvides del mate!).
  • Navegar el Canal de Beagle (en la excursión más barata podés conocer la isla de los Lobos Marinos, la isla de los Pájaros y el faro Les Eclaireurs).
  • Conocer el Parque Nacional Tierra del Fuego (andá temprano y recorrelo con tiempo porque hay muchísimo para ver. La entrada general es de $140, la entrada Mercosur de $100 y la nacional de $40 (precios temporada 2015). Si tu bolsillo es más gasolero, tenés muchos lugares para acampar –consejo: casi que no hay proveedurías y los precios son excesivamente caros, comprá todo antes en un supermercado–).
  • Vivir la experiencia del Tren del Fin del Mundo.
  • Conocer el Museo Marítimo y la Cárcel del Fin del Mundo.

2. Santa Cruz | El Chaltén

La ecuación es simple: persona que va, persona que quiere volver. Al pie del imponente Fitz Roy, es la capital nacional del trekking. Es un lugar para ir con ganas de moverse, porque hay tanto para hacer que estoy segura de que no te van a alcanzar los días para hacer todo. Hay caminatas cortas y guiadas, de más de dos horas y hasta de días. Las opciones son:
  • Subir al mirador de Los Cóndores y Las Águilas.
  • Ir hasta el Chorrillo del Salto.
  • Caminar hasta el mirador cascada Margarita.
  • Recorrer el sendero hasta la laguna Capri.
  • Subir hacia la laguna de los Tres.
  • Llegar a la laguna Torre.
  • Caminar hacia el glaciar Piedras Blancas.
  • Recorrer el sendero que llega al glaciar Huemul.
  • Hacer las caminatas guiadas Laguna Toro-Paso del Viento-Paso Huemul y Vuelta al Hielo.
Para ver fotos del camino hacia El Chaltén y leer cómo fue nuestro paso por esta ciudad, te recomiendo leer los posts Fitz Roy, el irresistible señor de la montaña Cuando uno viaja no solo los caminos se cruzan.

3. Chubut | Parque Nacional Los Alerces

Es el lugar ideal para pasar unos días en carpa, viendo paisajes como estos. Une las ciudades de Esquel y El Bolsón, a lo largo de un camino de 209 km. Un lugar de colores, aromas, cascadas, valles y playas. También es un destino para caminar y recorrer. Algunas opciones para hacer son:
  • Dar una vuelta por el arroyo Cascada (es un circuito de 4 hs de duración por la ladera este del cordón Situación pasando por varios miradores).
  • Conocer la cascada Irigoyen.
  • Ir al mirador lago Verde (vas a tener una vista panorámica de los lagos Verde, Menéndez y Futalaufquen).
  • Ver el Lahuán solitario (un Alerce de 3000 años).
  • Llegar a laguna Escondida (un ascenso de 4 hs).
  • Para tener en cuenta: la entrada para visitantes nacionales mayores de 16 años es de $70, los menores de 16 ingresan sin cargo y los extranjeros no residentes mayores de 16 años deben abonar $120 (precios temporada 2015).
Si querés hacer este recorrido en bicicleta, leé esta guía con datos útiles para planificar tu viaje.

4. Río Negro | Valle del Manso

El Valle del Manso es un paraíso escondido entre El Bolsón y Bariloche. Hay adrenalina y aventura, hay paisajes únicos que llegan hasta el punto más limítrofe con Chile, hay campings en la costa del río, hay cabañas con plaquetas solares en lugar de luz eléctrica y heladeras que funcionan a gas. Ideal para desconectarse de todo. Podés:
  • Visitar El Foyel antes de entrar al Manso. Es un pueblo con muchas ofertas gastronómicas, cabañas que fomentan el turismo salud y ferias donde se venden productos regionales como jabalí, ciervo, trucha, quesos caseros, dulces, licores, tejidos y artesanías en madera.
  • Hacer rafting en el río Manso.
  • Comer un asado en el camping Kaleuche.
  • Alquilar bicis y disfrutar de la playa de arena del camping La Pasarela del Manso.
Para leer más sobre El Foyel y el Valle del Manso, leé la guía Recorriendo el Valle del Manso.

5. Río Negro | Lago Gutiérrez + Bariloche

En verano, Bariloche es uno de los mejores destinos que se pueden elegir a la hora de planificar vacaciones. Tiene opciones para grandes y chicos, oasis para descansar y actividades de aventura de lo más variadas. Si nos alejamos de lo típico –el Centro Cívico, el Circuito Chico y el lago Nahuel Huapi– hay muchísimo para hacer. Uno de esos rincones es el lago Gutiérrez, donde podés:
  • Tomar una clase de yoga arriba de un stand up paddle.
  • Hacer el sendero Paco Echegaray arriba de una mountain bike.
  • Visitar la Cascada de los duendes.
  • Subir hasta el refugio Frey.
  • Ir hasta la playa Muñoz.
  • Hacer el Balcón del Gutiérrez y recorrer Villa Catedral.
  • Disfrutar de la impresionante vista del lago desde la terraza del restaurante Casimiro, probar su cerveza tirada y elegir cualquiera de las opciones de su carta (todo lo que hay para comer es riquísimo).

6. Neuquén | Camino de los Siete Lagos

La opción perfecta para los amantes del acampe y el aire libre e ideal para los que quieren hacer su primer viaje en bicicleta. Este camino de 108 km en total, conecta las ciudades de Villa La Angostura y San Martín de los Andes, dos polos turísticos que también vale la pena conocer. Cada lago es diferente, cada curva muestra un paisaje distinto y además de las paradas obligadas, se puede:
  • Entrar en Villa Traful (si te da el tiempo, quedate dos o tres días para recorrerla).
  • Tomar el desvío hasta el paraje Quintupuray.
  • Frenar y ver la cascada Vullinanco.
  • Conocer Villa Meliquina (aldea de montaña en el extremo oriental del lago Meliquina, sobre Ruta Provincial 63).
  • Visitar Quila Quina (acá se asienta una comunidad mapuche, hay camping y playas).
Si querés hacer este tramo en dos ruedas, leé la guía Quiero hacer un viaje en bicicleta, ¿qué me recomiendan?

7. Mendoza | Alta montaña

Mendoza es una provincia que tiene todo. Este destino es para aquellos que disfrutan del movimiento de la ciudad, pero en su justa medida y en equilibrio con la naturaleza. La alta montaña es uno de los atractivos más lindos que tiene, siendo la Ruta 7 su protagonista. Además de recorrerla, no te vayas sin visitar:
  • El mirador de la Municipalidad de la Ciudad de Mendoza (subiendo al octavo piso se tiene una vista panorámica de lo que se llama “la ciudad-bosque”).
  • El Parque General San Martín y el cerro de la Gloria.
  • El espacio cultural Le Parc (se realizan diversas exposiciones y muestras de artistas durante todo el año).
  • Luján de Cuyo (a solo 24 km de la capital, uno de los barrios más cuidados y lindos de Mendoza) y Chacras de Coria (a 17 km, un pequeño y pintoresco poblado en el norte de la provincia).
  • Bodegas, aceiteras y destilerías (cuantas más, ¡mejor!).
  • Sus actividades de aventura (cabalgatas, rafting, trekking, paracaidismo, entre otros).
  • El dique-embalse Potrerillos, la ciudad de Uspallata, el centro de esquí Penitentes, el mirador del Aconcagua, el pueblo Las Cuevas y el Puente del Inca (todo esto forma parte del circuito alta montaña).
Para leer más sobre qué hacer en esta provincia, leé Sabores mendocinos y Colores mendocinos.

8. San Juan | Huaco

Llegamos a este pueblo sin saber con qué nos íbamos a encontrar. Y de repente, me vi completamente enamorada de este rincón con poca prensa –por suerte– de la provincia de San Juan. Es EL lugar para desconectarse: casi que no hay autos, los lugareños se movilizan en bicicleta, los nenes juegan en la calle y el wifi es nulo. Una cosa te puedo asegurar: no dan ganas de irse. Se puede:
  • Recorrer el pueblo y hacer una salida fotográfica.
  • Descansar y maravillarse con sus atardeceres.
  • Subir hasta la Cuesta de Huaco (¡la vista es única!).
  • Visitar el santuario de aves La Ciénaga (un área natural protegida en Huaco).
  • Conocer el Parque Provincial Ischigualasto o Valle de la Luna (se puede acceder por la Ruta Nacional 150).
Si querés leer cómo nos inspiró este pueblo, visitá Huaco, tierra de poetas.

9. La Rioja | Villa Unión + Parque Nacional Talampaya + Cuesta de Miranda + Chilecito

Los que aman los colores del Norte argentino no pueden dejar de conocer este combo de La Rioja. Haciendo base en Villa Unión, un pueblo ubicado al oeste de la provincia y que se caracteriza por la calidez de su gente, se accede a uno de los parques nacionales más impactantes de nuestro país.  Siguiendo por la mítica Ruta 40, el camino se convierte en la Cuesta de Miranda, atravesando diferentes parajes y culminando a pocos kilómetros de Chilecito, una ciudad con muchísima historia. Resumiendo, se puede:
  • Recorrer Talampaya (no se permite acceder al parque con vehículo propio, con lo cual es obligatorio pagar las excursiones que ofrecen los diferentes prestadores. Tené en cuenta que con la entrada base se puede recorrer muy poco).
  • Conocer laguna Brava (nos dijeron que es un paisaje espectacular).
  • Disfrutar la Cuesta de Miranda (tiene 27 km en total y se dice que 320 curvas).
  • Ir al Cristo del Portezuelo en Chilecito.
  • Ir al Museo de la Minería y subir hasta la segunda estación del Cable Carril (una majestuosa obra de ingeniería del año 1904 que consiste en el tendido de un cable aéreo de 35 km).
  • Llegar hasta la “unión de los ríos” al bajar del Cable Carril.

10. Salta | Cafayate + Quebrada de las Flechas + Seclantás + Cachi + Cuesta del Obispo + Salta Capital

Estos lugares me ponen la piel de gallina cada vez que los nombro. Es que justamente fue en Cafayate donde empecé a imaginar mi vida de viaje, por eso en este punto no puedo ser muy objetiva porque siempre quiero volver. Qué decirte… ¡ANDÁ! Salta es tan pero tan mágica que te va a encantar. El circuito turístico clásico propone hacer parte de este recorrido a la misma velocidad que un chasquido de dedos, pero ¡por favor no caigas en eso! El secreto es ir despacio y tener el tiempo suficiente para vivir el día y la noche de los pueblos más típicos del Norte:
  • Recorré Cafayate todo lo que puedas, comé tamales y humitas y que no te falte la cerveza Salta con unas buenas salchipapas.
  • Trepá por las rocas y date un chapuzón en las cascadas del río Colorado (sé que están cobrando entrada, pero no te puedo decir con exactitud cuánto. Si alguno tiene el dato, ¡bienvenido sea!).
  • Alquilate una bici y hacé la ruta del vino (por favor, no tomes de más que se te va a complicar la vuelta).
  • Tomá muchos mates en la plaza de Cafayate y dormite una buena siesta abajo de un árbol (es uno de los mejores planes que pude haber tenido).
  • Alquilate otra bici y recorré la Quebrada de las Conchas (son 50 km en total, llegá hasta la Garganta del Diablo, entrá en el Anfiteatro y regresá a Cafayate frenando en los lugares que quieras, a tu ritmo).
  • Disfrutá e intentá tener cuatro ojos mientras hagas la Quebrada de las Flechas (es un paisaje de otro planeta). Atención que del lado izquierdo del camino hay un ascenso para llegar al mirador de la foto.
  • Frená en los pueblos que quieras, pero la parada obligada es Seclantás (quedate una noche, no te vas a arrepentir).
  • Recorré Cachi, subí hasta los miradores, comete otro tamal y quedate una noche para ver su cielo estrelladísimo.
  • Frená otra vez en la Cuesta del Tin Tin (atraviesa el Parque Nacional Los Cardones y tiene una longitud de 15 km).
  • Abrochate el cinturón o asegurate el casco y bajá la imponente Cuesta del Obispo.
  • Llegá a Salta capital, brindá con un buen vino tinto y comé unas empanadas norteñas.

11. Jujuy | Purmamarca + Salinas Grandes

La frutilla del postre de nuestro recorrido por Argentina. El cerro de los Siete Colores roza la imperfección perfecta. Purmamarca es cálido, es paz, es encender nuestros sentidos para que el paisaje nos llene y nos vacíe. Pueblo chico, de pocos habitantes, con tanta belleza natural que termina sorprendiendo. Qué hay para hacer:
    ...

    Comentarios

    Entradas populares