El principito de 11 años que rompió con todos los protocolos reales


Sverre Magnus, tercero en la línea de sucesión al trono de Noruega, ensayó un paso de baile durante la celebración por los 80 años de sus abuelos y se llevó todas los flashes. 

El principito de 11 años que rompió con todos los protocolos reales
El príncipe noruego ensayó un pase de baile llamado "dab" en el balcón.

Todos saben que los eventos de la realeza son actos planificados hasta el detalle, donde el lugar para la improvisación es mínimo, por no decir inexistente. De allí se desprende que cualquier acción que rompa con la sensación de automatismo convoca la atención de todos.
Mirá también

Superniñeras, con formación antiterrorista

La más reciente travesura real se dio en Noruega, durante la celebración por el cumpleaños número 80 del rey y la reina, Harald y Sonja (se llevan tan solo unos meses de edad). Durante una foto familiar que se sacaron en el balcón del palacio presidencial en Oslo, el príncipe Sverre Magnus, de tan solo 11 años, no aguantó la tentación y puso en escena un show.
Además de reírse y ensayar caras y gestos graciosos, en un momento dado ensayó un paso de baile conocido como "dab", que consiste en llevar la cabeza hacia el codo como si estuviera estornudando, mientras se levanta el otro brazo y se apunta a la distancia.
Mirá también

A los 91 años, la reina Isabel va a misa manejando su Jaguar


El principito de 11 años que rompió con todos los protocolos reales
La familia real noruega, rodeada de todos sus invitados, posa para la foto oficial del evento. El príncipe Sverre Magnus está en la primera fila, sentado a la derecha. / AP
Todo ocurrió en medio de las risas de sus primos y hermanos, quienes lo rodeaban sobre el lado izquierdo del balcón. En el centro estaban sus abuelos, y en el otro extremo se encontraban sus padres, los príncipes coronados Haakon y Mette-Marit.
Es posible que el sentido de humor del niño sea una característica que corre en la familia, ya que su padre también fue protagonista de un episodio curioso durante la cena real.
El príncipe Haakon empezó la velada con barba, pero en un momento dado se ausentó del evento y, cuando volvió, se la había afeitado completamente.



El Príncipe Haakon se deshizo de su barba ¡en plena cena de gala! http://bit.ly/2q3dDmM

Comentarios

Entradas populares