Un sencillo método promete simplificar al máximo una de las operaciones matemáticas más complejas.

TOKIO, Japón.- A la hora de enfrentarse con los ejercicios matemáticos, la multiplicación es una de las cuatro operaciones que más dolores de cabeza dan a los estudiantes.

Pero hay un método que hace que sean lo más fácil del mundo. Se trata del método japonés, el cual consiste en hacer un rombo con los números a multiplicar.

Por ejemplo, si se quiere multiplicar 13×21, se debe crear un rombo con el número de líneas de los cuatro números implicados en el ejercicio. Una línea corresponde al “1” del número 13 y de forma paralela tres líneas correspondientes al “3” del número 13. Luego hacer lo mismo con los números de la otra cifra a multiplicar (21) pero de forma perpendicular para poder así lograr formar un rombo. Finalmente se suman el número de intersecciones entre las líneas. Esa suma dará los números del resultado final.

La explicación es más clara todavía si se lo observa en este video: