Lunes: Ajedrez en la escuela ... Llevemos nuestros tableros y a jugar. Todos invitados.

A Vacunarse.... Ana Paula Guzmán

Mostrando FB_IMG_1429985906794.jpg

Ciclo de vida de las mariposas - MICRA - MICRA... Ana Paula Guzmán

Identificar “el nacimiento” de una mariposa no es un ejercicio simple. Si bien, el hecho de que la larva rompa el huevo y comience a alimentarse constituye de manera irrefutable –un nacimiento-, dicho suceso, marca también el inicio de un ciclo de vida que atraviesa por 4 estados de crecimiento y que definen al menos tres sucesos claves, muy similares al de esa larva comenzando su vida. Estos cuatro estados son: El huevo (o embrión), la larva, la pupa e el Imago (o adulto) y la transición entre ellos, constituye en cada caso, algo similar a un nuevo nacimiento. Cada etapa, cumple una función específica y colabora de manera diferente con la supervivencia de las mariposas.  Alimentarse, crecer, eludir depredadores y reproducirse son requerimientos vitales y son resueltos de forma especializada en las diferentes etapas.
Este tipo de desarrollo se denomina Holometábolo o Metamorfosis completa y es propio de los insectos más evolucionados. Entre ellos están los dípteros (moscas y mosquitos), los coleópteros (escarabajos) e Himenópteros (abejas, avispas y hormigas).
De un estado al otro, los lepidópteros se transforman casi completamente, siendo la oruga y la pupa los estados que describen los cambios más radicales.

1. El huevo

El huevo de una mariposa es en general pequeño, entre 0.2mm y 6mm aprox. A simple vista es posible reconocer diferentes colores y formas dependiendo de la especie.  En el caso de los huevos pequeños o muy pequeños, un microscopio colabora con la diferenciación de especies y la identificación de diferencias estructurales. La principal función del huevo es contener al embrión y mantenerlo vivo hasta que las condiciones ambientales sean las apropiadas para que eclosione y nazca la larva que se ha formado al final del ciclo. Las hembras adultas ponen sus huevos en distintos lugares dependiendo de la especie y los requerimientos de alimentación de la futura larva.  El sistema más común entre las mariposas diurnas es depositar los huevos debajo de las hojas, la parte menos expuesta de la planta y así evitar a los depredadores. Entre las mariposas nocturnas es bastante común poner los huevos directamente en el suelo o en la corteza de los árboles, como lo hace Polythysana cinerasces y otras mariposas en Chile. Además de estos sistemas, que hasta el momento son los más conocidos, hay especies que depositan sus huevos sobre las hojas o en las ramas de distintos tipos de plantas. Otra cualidad que marca una diferencia en las distintas  especies, es la cantidad de huevos y los grupos que forman al ponerlos. Sobre una hoja podemos encontrar dos, tres o grupos de 20 o 30 unidades. Los mismo sucede en la corteza de los árboles, bajo las hojas o en el suelo. Esto también tienen relación con lo que necesite la larva para lograr una optima alimentación.

2. La larva

La Larva, también conocida como gusano o cuncuna no mide más que el tamaño del huevo cuando nace, pero puede aumentar más de 10 veces su tamaño durante el crecimiento, lo mismo sucede con su apariencia, una larva pequeña modifica drásticamente la forma en que se ve a medida que crece. Además, entre un especie y otra, las larvas desarrollan una enorme variedad de colores, texturas, tamaños y cualidades físicas; muchas especies pueden ser identificadas en su estado larvario gracias a estas diferencias.
Durante esta etapa, el cuerpo de las mariposas consta de tres secciones: cabeza, tórax y abdomen. En la cabeza se ubican los ojos (un par simple), un par de antenas y las poderosas mandíbulas que les permiten masticar hojas casi sin detenerse, durante todo el día. A cada lado de la mandíbula se ubica un espiráculo tubular desde el cual secretan seda, una sustancia que en la mayoría de los casos es de color blanquecino y la usan para protegerse de sus depredadores; Y una vez terminado su crecimiento, formar el pupario o capullo. Desde el tórax de la larva, se formarán luego las patas verdaderas mientras desde el abdomen, compuesto de 10 segmentos, algunas especies desarrollan un par de patas falsas o propatas no articuladas.
Alimentarse de forma eficiente es la principal ocupación de la larva. Este es el único estado donde el insecto se alimenta y crece, donde adquiere tamaño y fortaleza suficiente para convertirse en adulto. A medida que crece,  el cuerpo de la larva muda varias veces los tejidos que lo cubren: el exoesqueleto, renovándolo al menos 3 veces hasta finalizar su desarrollo. Los estados entre estos cambios se denominan: Instares o estadios.  El rastro de alimentación que dejan las larvas en las hojas, es por lo general la primera pista para identificar el hábito completo de cada especie. Cómo se mencionó en el apartado anterior, lo huevos son depositados de manera estratégica para facilitar la alimentación de la larva. Por lo mismo, desde que nacen, comienzan inmediatamente a repetir un hábito específico para alcanzar su alimento. Las que nacen en grandes grupos, suelen dispersarse en toda la planta para alcanzar suficientes hojas, mientras que, cuando nacen de a dos o tres sobre una sola hoja, permanecen cerca y se reparten el alimento entre menos ejemplares. Otros grupos, como los depositados sobre la corteza de los árboles, han sido vistas desplazándose, todas juntas y ordenadas, a través del tronco en busca de las hojas; Luego, al caer la luz del día, vuelven igualmente juntas y ordenadas, a refugiarse en la corteza del árbol donde nacieron. Por otra parte, existe una gran cantidad de especies, mayoritariamente nocturnas, que se desplazan en el suelo, alimentándose de pequeños brotes y raíces.
Durante esta etapa, las mariposas constituyen un riego importante para la producción de algunas especies vegetales.  En Chile se conoce del riesgo que representan para la Quínoa, el manzano y el Nogal, entre otros.  Varias especies de hembras adultas depositan sus huevos en plantaciones agrícolas o forestales para asegurar una buena fuente de alimentación a las futuras larvas; quienes efectivamente pueden causar grandes daños por la concentración de ejemplares que sobrevive en tierras dominadas por una sola especie vegetal, también llamados: monocultivos, donde no es posible el desarrollo natural de biocontroladores de su población. En estos casos, la supervivencia de dichas especies queda directamente vinculada al uso de pesticidas y otros métodos de control de plagas artificiales y muchas veces, altamente  tóxicos para la salud de plantas y animales, incluidos los seres humanos.
"Alimentarse de forma eficiente es la principal ocupación de la larva. Este es el único estado donde el insecto se alimenta y crece, donde adquiere tamaño y fortaleza suficiente para convertirse en adulto".
  • Arriba:  Ciclo de vida de las mariposas. Ilustración: MICRA | Erick Vigouroux
    En Medio:  Huevos de Polythysana cinerascens. Fotografía: Rodrigo Pereira. A ta derecha: Hembra deAttacus atlas depositando sus huevos. Fotografía: Hamid.  Finalmente, un huevo de Hermiargus isola, entre  botones de Mimosa strigillosa. Fotografía: David Millard.
    Abajo: Una hembra de Ormiscodes amphinome depositando sus huevos. Fotografía: saturniidaechilensis.com. A su derecha, una larva de Battus polidamas archidamas.  Fotografía: José Luis Inostroza.

3. La Pupa

La Pupa o crisálida es un estado muy especial. Cuando la larva ha alcanzando su máximo tamaño y acumulado toda la proteína y energía que requiere para su etapa adulta, busca un lugar adecuado para que ocurra ésta, su última transformación. La pupa es absolutamente indefensa, pierde movilidad y con ello gran parte de sus habilidades para evadir a sus depredadores, por lo mismo, la elección del lugar es esencial para su supervivencia. Una vez finalizado el proceso larvario, es decir,  ir cuando alcanzó su máximo tamaño y acumuló proteínas suficientes para transformarse en adulto y reproducirse, la larva se traslada al lugar adecuado para pupar. Dependiendo de la especie y los desafíos ambientales que tengan que enfrentar, las estrategias serán diferentes.
El primer desafío es fijarse al sustrato, es decir, a la plata que las acogerá. Muchas especies se cuelgan boca abajo usando seda como adhesivo y desde esa posición, comienzan a pupar. Otras tejen una especie de cinturón alrededor de su cuerpo y quedan “abrazadas” al sustrato, ayudándose por otro punto de adherencia, generalmente el extremo del abdomen. Pero también existen especies que construyen complejas estructuras donde quedan totalmente ocultas en una cápsula. La larva elige una hoja y se envuelve en ella formando un capullo en todo su contorno; Para darle firmeza a este nuevo hogar, teje una red de hilos de seda que fija la posición de la hoja y le permite comenzar el proceso pupario. Otras especies construyen capsulas aun más complejas; similares a una “hamaca” pero en posición vertical; La larva corta una hoja, se envuelve en ella y desde ambos extremos teje hilos de seda para fijar la cápsula.
La principal función de esta etapa es acoger y proteger al insecto durante la drástica y casi total transformación que dará origen al adulto. Tejidos internos, patas, antenas y alas se desarrollan y maduran dentro de la pupa. El insecto permanece inmóvil y encapsulado mientras su cuerpo crea nuevos órganos y destruye los que ya no le harán falta, tomándose el tiempo que sea necesario hasta que las condiciones ambientales sean las propicias y le permitan al adulto sobrevivir.

4. El adulto

El Adulto comienza a aparecer cuando las condiciones ambientales son las adecuadas. La pupa se rasga por detrás de la cabeza y aparece por primera vez el insecto alado que todos conocemos: la mariposa adulta.
Lentamente va quedando la piel de la pupa (el exubio) y comienza a emerger la mariposa. Al principio, sus las alas están arrugadas y compactadas, pero gracias a un liquido llamado hemolinfa, bombeado desde el cuerpo,  las alas se estiran progresivamente hasta alcanzar el tamaño y aspecto definitivo. Este es un momento crítico para el adulto. En sólo minutos, debe ser capaz de irrigar sus alas, estirar y activar sus antenas y poner en forma la espirotrompa, ya que sin un par de alas completamente operativas, antenas bien desarrolladas y una espirotrompa capaz de succionar néctar, su sobrevivencia es altamente improbable. Si no logra estirar sus alas, no podrá desprenderse de la pupa para volar y sin espirotrompa, no podrá recargar energías.
El insecto, ahora convertido en adulto, permanece quieto durante un momento hasta que las alas se secan y el exceso de hemolinfa es secretado por el ano, pero una vez acabado este proceso está listo para emprender el vuelo y comenzar con la principal labor de esta etapa: reproducirse. Cuando vemos volar mariposas, es porque estos insectos han llegado al final de su etapa de desarrollo y ya están listas para encontrar una o varias parejas con las cuales aparearse y poner los huevos necesarios para garantizar la supervivencia de su especie.

29 de Abril Día del animal ... Guadalupe Vallejo

A fines del siglo XIX se empezó a tomar conciencia del daño sufrido por muchos animales, y varios países dispusieron medidas para impedirlo.  En 1891, la Argebtina promulgó la Ley de Protecciónde Animales que obliga a darles amparo y prohíbe su maltrato, y en 1902 se fundó la Sociedad Protectora de Animales.  Fue por dos iniciativas de Ignacio Lucas Albarracín, quien murió el 29 de abril de 1962, fecha que así se recuerda.

Mostrando aabb 030.JPG

Ciclo de vida... Paola Ruiz

unque es muy conocido, siempre hay una primera vez para aprenderlo, así que acá está. Para la ilustración usé como ejemplo el ciclo de la mariposa monarca.
Ciclo de vida de la mariposaImagen libre
Como es un ciclo no tiene comienzo ni final, pero para explicarlo hay que empezar por alguna parte. Empecemos por el huevo, que es cuando la mariposa comienza su vida. Para esta explicación básica voy a usar un vocabulario muy simple.

El huevo

Nombre «de libro» de esta etapa del ciclo: ova, desove. La cáscara del huevo de mariposa se llama corion.
Todas las mariposas nacen de un huevo. El huevo de mariposa sale junto con un barniz transparente que es adhesivo y se endurece en cuanto entra en contacto con el aire; eso hace que los huevitos se queden pegados a las hojas y a otras superficies donde los deja la mariposa madre.
Dependiendo de la especie de mariposa, los huevos pueden ponerse separados entre sí o muchos juntos. Algunas veces van acompañados de algunos pelos del abdomen de su mamá que les sirven de protección, ya que las mariposas no se quedan a cuidarlos.
La cantidad de huevos que pone una mariposa depende también de la especie: pueden ser varias decenas a la vez o varios miles (¡sí, miles!).
Algunos huevitos se abren ni bien la mariposa los pone, pero generalmente tardan más en madurar, como una semana o dos. A veces unos pocos no están fertilizados y no sirven.
El lugar en que son puestos también varía. A algunas mariposas les viene bien casi cualquier lugar y otras los dejan a propósito sobre la planta que las oruguitas tienen que comer cuando nazcan (la planta hospedadoraplanta hospedera o planta nutricia). Algunas incluso los tiran sobre las plantas mientras van volando, tipo bombardero.

La oruga

Nombre «de libro» de esta etapa del ciclo: larva.
De cada huevo de mariposa sale una oruga. La mayoría de las orugas tienen forma de gusano con patitas. Por lo general pueden fabricar seda, pero no todas las orugas la usan igual.
Muchas veces la oruga recién nacida se come la cáscara del huevo (sin que hasta ahora yo sepa para qué sirve esto). Una vez que termina con el huevo, se va a buscar su siguiente comida, que es casi siempre alguna planta.
La tarea de la oruga es comer mucho para crecer (en realidad, las mariposas solamente crecen cuando son orugas). Las orugas no crecen agrandándose tranquilamente como nosotros, sino que cada tanto tienen que cambiar la piel, que les va quedando chica. Este cambio se llama muda o ecdisis. La piel de la oruga es bastante elástica, pero la cabeza está protegida por una cápsula rígida (como si fuera un casco de motociclista) y también mudan esa cápsula cuando mudan la piel. Cada oruga hace, por lo general, unas 4 o 5 mudas a lo largo de su vida.
Algunas orugas comen muchas clases de de plantas y a otras les gustan solamente unas pocas plantas de determinada especie o familia. A veces estas plantas son tóxicas y, aunque a la oruga no le hacen mal, le transfieren la toxicidad. Es que a la oruga le conviene ser un poco venenosa o tener gusto desagradable porque de esa manera los pájaros no quieren comérsela y la dejan en paz.
Las orugas de diferentes especies de mariposas pueden ser muy distintas entre sí, tanto en forma como en tamaño. Algunas son lisas y parecen palitos de madera; otras tienen lunares, dibujos de colores, pelos, cuernitos, tentáculos… Por lo general la gente le tiene miedo a las orugas raras y peludas porque piensa que son urticantes, pero no todas lo son.
Algunas orugas tienen costumbres solitarias, y otras prefieren mantenerse juntas como forma de defensa.
La etapa de oruga dura por lo común un par de semanas o algo así (aunque hay casos extremos de orugas a las que les toma varios años desarrollarse del todo). De todas las mudas de piel que hace una oruga, la más importante es la última, que es cuando se transforma en pupa. Unas hormonas especiales hacen que en esta última muda, en vez de seguir creciendo, la oruga se convierta en una especie de frasquito cerrado para que su cuerpo pueda empezar a tomar la forma de una mariposa.

La pupa o crisálida

¿Pupa o crisálida? La verdad es que pupa es un término más técnico y amplio, mientras que crisálida tiende a usarse para las pupas de las mariposas diurnas, que van colgadas de una ramita. Esto es así porque las crisálidas a veces tienen algo de color dorado («crisálida» viene del griego chrysallis, de chrysós, «oro»).
La pupa normalmente puede moverse poco o nada, y no come. Lo único que tiene que hacer es esperar a convertirse en mariposa. Adentro de la pupa, las partes que correspondían a la oruga se disuelven, mientras que se van formando las partes del cuerpo de la mariposa. Está como para ponerse a comer…
Las pupas pueden llegar a ser bastante diferentes dependiendo de la especie de mariposa. Las hay muy chiquitas, como de 2 milímetros, y bastante grandes, como de 7 centímetros; y también de diferentes formas y colores. Al no poder trasladarse, en esta fase les es importante esconderse o disimularse. Por eso las pupas pueden ser parecidas a pedacitos de corteza, o verdes como las hojas; pueden envolverse en seda, en hojas o en palitos; o pueden desaparecer de la vista formándose adentro de una planta o debajo de la tierra. A veces también tienen formas extrañas, con jorobas y espinas.
Aunque a primera vista puede parecer que una pupa es un cápsula perfectamente cerrada, si la miramos de cerca podemos ver que tiene espiráculos, igual que la oruga y que la mariposa. También suelen tener grabadas en relieve, como si fuera una escultura, las partes típicas de la mariposa, como las alas y la trompa.
La fase de pupa no dura un tiempo fijo, sino que depende de la especie de mariposa de que se trate y de la época del año. Una pupa puede permanecer en ese estado durante 1 semana, 1 mes, 9 meses o hasta varios años. En las crisálidas es posible saber cuando está por salir la mariposa porque la piel de afuera se vuelve transparente.

La mariposa

Nombre «de libro» de esta etapa del ciclo: imago, adulto.
Cuando la mariposa sale de la pupa, se encuentra con el mundo exterior… o no. Acordate que la pupa puede estar metida en un capullo de seda o debajo de la tierra. Si la pupa estaba envuelta en seda, la mariposa corta la seda o la disuelve con elmeconio. Si estaba enterrada, la mariposa tiene que cavar hasta la superficie. Las que estaban en crisálidas obviamente no tienen estos problemas.
Ni bien sale al exterior, la mariposa se acomoda quieta en algún lugar donde sus alas puedan colgar libremente y extenderse, ya que adentro de la pupa estaban comprimidas. En este momento puede que también expulse algo de meconio. Mientras tanto, el aire y la hemolinfa empiezan a fluir por las alas y estas se estiran. Es fundamental que las alas no toquen ningún objeto, porque después de un rato se endurecen y si quedan dobladas ya no se pueden arreglar. El cuerpo de la mariposa también se acomoda un poco: el abdomen, por ejemplo, tiene que estirarse, y la trompa viene dividida en dos partes que tienen que unirse. Cuando las alas de la mariposa ya tienen su forma definitiva, las anteriores se enganchan con las posteriores.
En este punto, la mariposa ya puede volar para ir a buscar pareja o comida.
Las mariposas no crecen, y si comen algo o no depende de la especie. Casi todas las especies que se alimentan toman el néctar de las flores, aunque a veces necesitan otras sustancias y por eso pueden verse tomando agua de arroyos, jugo de frutas, sudor o incluso sangre.
Pero la finalidad principal de la mariposa es reproducirse, es decir encontrar pareja y poner huevitos. En la búsqueda de pareja ayudan los colores de las alas, pero también unos olores especiales que producen algunas partes del cuerpo de las mariposas: lasferomonas. Tanto las hembras como los machos pueden producir feromonas, y a veces son capaces de olfatearlas a muchísima distancia.
Una mariposa puede vivir entre unas horas y varios meses, según la especie a la que pertenezca y la época del año en que le toque vivir.